Secuestro de Juan Manuel Fangio

Después de escuchar de disimiles secuestros a nivel mundial, donde los secuestrados están en peligro hasta de perder sus vidas, como los dos médicos cubanos en Kenia. Entonces, realmente resulta asombroso lo que hizo una de la células del movimiento 26 de julio en el 23 de febrero de 1959.

El secuestro del quíntuple campeón mundial de automovilismo, el argentino Juan Manuel Fangio, fue un acontecimiento que, trascendiendo en mucho el ámbito deportivo, tuvo repercusión mundial y atrajo la atención internacional sobre la situación que se vivía en Cuba. En esta fecha, cuando se hallaba en el vestíbulo del Hotel Lincoln, de La Habana, fue secuestrado el as del automovilismo, cuya presencia en Cuba obedecía a su participación en el II Gran Premio de La Habana, que él había ganado el año anterior. Un comando del Movimiento 26 de Julio, bajo la dirección de Faustino Pérez, realizó la audaz misión. Después de la carrera -cancelada antes de concluir por el fatal accidente que costó la vida de varios espectadores- el campeón fue puesto en libertad y entregado a la embajada de su país. A los periodistas que le entrevistaron comentó: “

Me han tratado de un modo excelente (…) En verdad, tuve las mismas comodidades que si hubiera estado entre amigos (…) Si lo hecho por los rebeldes fue por una buena causa, entonces, como argentino, yo lo acepto como tal.

Juan Manuel Fangio